17 mar. 2013

Incongruencias de un vegetariano moderno

video cortesía de PETA / caricatura: Andy Singer

Con esta entrada, no pretendo debatir entre la perfecta forma de alimentación, ni de hábitos vida de una persona. Es decir, si ser vegetariano, o no serlo. No obstante, en mi caso particular no podría serlo, ni pretendo serlo. Respeto mucho a aquellos vegetarianos que por convicción lo son y que se avocan realmente a querer a los animales y a no criticar a quienes no piensan igual que ellos. 

Ahora bien, he aquí par de preguntas para iniciar el siguiente debate y reflexionar según el título de esta entrada: “Incongruencias de un vegetariano moderno” 

1.- ¿Qué significa querer a los animales?
2.- ¿Hasta dónde es capaz de llegar nuestra convicción por un determinado estilo de vida alimenticio? 

De acuerdo a lo anterior, es común ver gente vegetariana (no pretendo generalizar a los vegetarianos, solo aludir al estilo de vida propiamente dicho) o como se les suele llamar en el slang anglo, “vegans”; que perteneciendo a ese hábito alimenticio, son incongruentes consigo mismos. Me refiero a aquellos vegetarianos que gozan de vestir prendas costosas de manufactura de cuero y que en el peor de los casos, expresan el amor por lo animales teniendo especímenes exóticos en cautiverio, ya sea en jaulas o en ambientes no propios de su hábitat. 

Con esto quiero traer a acotación una anécdota de mi breve vida en el Reino Unido, en donde pude presenciar una manifestación que me llamó mucho la atención, y es la participación de varios activistas vegetarianos abogando por la - NO compra de artículos de cuero - en Harrods, la famosa tienda por departamentos perteneciente a la familia Al Fayed. Durante esta manifestación, los activistas repartían folletos verdaderamente impresionantes, de cómo los zorros y el visón (ambos animales en peligro de extinción en el Reino Unido), eran utilizados para la manufactura de lujosas prendas de vestir, prendas que por lo general, se costean de la siguiente forma: un (1) animal, equivale a una (1) prenda de vestir, llámese zapatos, abrigos, etc.…, donde según los tipos de piezas, a veces es necesario más de un (1) animal para lograr la confección de una (1) prenda completa. ¿Suena cruel no? 

Por consiguiente, debo dejar muy en claro, que igualmente no pretendo diatribas entre los vegetarianos que por razones de salud, tengan que avocarse a dicho régimen, sino que es muy importante aclarar a aquellos vegetarianos que tienden a criticar el estilo de vida de las personas omnívoras o carnívoras, que antes de criticar, deben conocer hasta dónde llegan sus certezas de vida, ya que al ser partícipes de la compra de prendas de cuero, están participando de manera muy firme y directa, en la continuidad de la producción en masa de la industria del cuero, industria que al año mata alrededor de 30 millones de animales, y que su demanda seguirá creciendo a medida que personas comunes pongan su granito de arena en la compra de tan superfluos artículos de vestir. 

Luego, tenemos a aquellos vegetarianos que desconocen por completo de dónde provienen sus alimentos, enarbolando su estatus de “vegan” entre sus amistades, pero que por ignorancia, tragan cuantas ramas verdes ven sin saber la cantidad de pesticidas químicos que consumen, y que a su vez, han afectado a miles, o quizás millones de animales que viven en el hábitat propio de las plantaciones de consumo humano, aquellos donde la agroindustria tiene cabida. 

Volviendo al inicio de este debate, una persona que AME a los animales (pensando de la manera más lógica), no solo debe evitar su ingesta, sino que también debe evitar caer en el papel de aquel humano que se divierte con ellos, es decir, debe dejarlos vivir en santa paz y no ser parte de la industria que los martiriza (llámese entretenimiento o textil), sino que simplemente debe dejarlos vivir la misión por la cual vinieron al mundo (me refiero a los animales exóticos, no domésticos, que tengan un hábitat propio). 

Consecuentemente, es importante que todo vegetariano (aquel que cree amar a los animales por encima de todas las cosas) se pregunte lo siguiente: 

1.- ¿Utilizo artículos de cuero en mi habitual forma de vestir?
2.- ¿Sé realmente de donde provienen mis alimentos? / ¿son 100% orgánicos?
3.- ¿Me divierto con animales exóticos, circos u otro tipo de diversión asociada con ellos? 

Ya para concluir, las convicciones en el ser humano son débiles y carecen de fortaleza alguna. Gracias a ello, es necesario sincerarnos no solo como vegetarianos o carnívoros que podamos ser, sino como seres vivos, cumpliendo un orden establecido de lo que pudiera perjudicar a un tercero o no, llámese animal racional o irracional, sabiendo que, la mejor forma de vivir es aquella donde no te engañes a ti mismo, o para ser realistas, te engañes lo menos posible. 

¿Quieres conocer más? Visita estos enlaces que encontré muy apropiados para desenmascarar al "vegetariano incongruente": 


3 comentarios:

  1. La palabra Vegetariano engloba a los diferentes estilos de vegetarianismo, no es lo mismo que veganismo, no siempre la ética lleva a una persona a optar por esta dieta, aveces es una cuestión religiosa, de salud, por corrientes de musica y hasta espiritual ! a informase Carnívoro incongruente a vivir y dejar vivir !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Inés, tienes razón "vegetariano" engloba a los diferentes tipos de "vegetarianismo" (en el perfecto Castellano), no obstante, acoto el término "vegan" en inglés para referirme a aquellos que no consumen ni animales ni derivados. Creo que la que se tiene que informar de Castellano es usted, ya que el término "veganismo" no aparece en la RAE.
      ...y por cierto, soy muy incongruente y tengo rabo de paja (tal como lo dije), pero NO critico a los vegetarianos perse, critico a aquellos que lo profesan y hacen algo distinto, como el comprar articulos de cuero, por ejemplo. Saludos

      Eliminar
  2. yo estoy adoptando el vegetarianismo por salud y quieran o no hace bien a la salud y yo ya estoy viendo resultadon buenos en mi cuerpo

    ResponderEliminar