24 feb. 2014

La culpa es de la vaca…¡de Morón!

Foto: Notitarde / Intervención y diseño: Angelo Santella
“La Culpa es de la Vaca“. Tal como lo dicta el título de un libro que nunca leí, pero que siempre me ha llamado poderosamente la atención por su absurdo. La frase además de sonar estúpida, me invita a pensar en todos los justificativos que tenemos para avalar el comportamiento de la ya deteriorada sociedad venezolana.

Si queremos justificar el errado comportamiento del venezolano (sin generalizar), pudiésemos decir que la pobre vaca de Morón es la que tiene la culpa de todos los comportamientos soeces y hostiles que tuvieron lugar en el festín de la que fue partícipe el día 23 de Febrero de 2014. Porque de algo hay que estar claros, la carne de las vacas se come en hamburguesas, en bistecs o como usted la prefiera. Lo que quiere decir, que si no la mataban a machetazos, mínimo la rebanaban en cualquier matadero en el estado Carabobo o Falcón. En resumidas cuentas, era la crónica de una muerte anunciada.

Pero el destino de la vaca no es el problema. El problema es el hoyo en el que estamos inmersos socialmente. Ese abismo es más grave de lo que creemos. ¿Por qué asesinar a un animal como si se tratara de un foro romano?. Para aquellos que sufren la constante negación de la realidad del país, dirán que en él hay una hambruna de guerra. Otros argumentarán de seguro, que los pobres asesinos llevaban más de 5 días sin comer y que a falta de ingesta animal, la tuvieron que matar a la vaca para sobrevivir. Desde mi punto de vista, esa es la postura más cómoda y ciega para aceptar la realidad de un país en pleno debacle cultural. 

El dilema NO ES EL HAMBRE estimados lectores. El dilema aquí es meramente CUL-TU-RAL. Esa pobre vaca de Morón es el reflejo de todos los que inocentemente han muerto ajusticiados a manos de buitres hostiles. Los que acechan el más mínimo error para picotear los ojos de sus víctimas. Así crean inverosímil mi argumento, les recuerdo que lo mismo sucedió recientemente en Caracas en la autopista Francisco Fajardo el 27 de Septiembre de 2013, donde Algunas personas (motorizados y transeúntes) aprovecharon el accidente de un camión para robar los productos que éste transportaba. Lo peor del caso, es que mientras el chofer agonizaba, los buitres saqueaban y ultrajaban ¿...y las autoridades?. ¡Bien gracias!…tomando fotos...

Con cuentos de que si el pueblo tiene hambre, o que si el camión se volcó, o que si las vacas igual tendrían un destino cruel, quieren justificar el vulgar comportamiento del NEO-venezolano. Ustedes se preguntarán ¿Qué eso del NEO-Venezolano?. Con ello me refiero al individuo que justifica todos sus actos en función a un interés propio. Aquel que se pasea en moto por la acera porque él cree que le pertenece, o el malandro que le roba el celular a mengano porque éste estaba mostrándolo mientras caminaba por una avenida, o simplemente el que se colea en una fila para sentirse menos pendejo y más vivaracho que los demás.

Venezolanos, tenemos que auto-cuestionarnos. Entre la vaca mariposa de Simón Díaz y la pobre vaca de Morón, tan solo distan 40 años de historia de país. ¿En qué nos hemos convertido Tío Simón? - diría yo -Estos actos son de pura sinvergüenzada. Algunos actos son más soeces que otros porque tienen un toque de morbosidad y de placer asesino. Pues sí, desde mi punto de vista el que acribille a un animal por simple placer, merece ser llamado DELINCUENTE. Esas mismas personas que de seguro no titubearán en despojar o matar (si es necesario) al que se quede accidentado en plena vía pública, o al que sufra algún accidente automovilístico en las adyacencias de un poblado. Una hospitalidad que se la llevó quien la trajo, y que irónicamente seguirá perdiéndose mientras exista esa maldita palabra llamada IMPUNIDAD. Palabra que bastante daño le ha hecho a Venezuela, y que algunos individuos han aprovechado de ella para estropear aún más al ya descompuesto gentilicio de ser “venezolano“.

“Lo siento vaca, la culpa es tuya por haberse volteado el camión en donde venías“
¡Que vaina! Q.E.P.D.

5 comentarios:

  1. Hermano, Excelente reflexión de una realidad que nos arropa y nos acostumbramos muy rápidamente. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Alfred, friend…gracias por tus comentarios. En realidad hay que estar claros en donde estamos y hacia dónde ir. Venezuela es salvable, pero hay que trabajar DURISIMO. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Brother ... esa situacion que describiste es la mal llamada viveza criolla en sus mas bajos instintos, CSM!!! pobre pais....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, así es y es lo que debemos cambiar. Lamentablemente es así...

      Eliminar
  4. Esa es la anarquía que se creo en nuestra Venezuela, en tiempos de la dichosa Democracia, y que con Hugo Chavez se agudizo. Lastima que el General Perez Jimenes no gobernó unos 20 años. Venezuela seria hoy dia un Gran País y su gente estaría bien educada.

    ResponderEliminar